Tan pequeña, tan grande. Con una marcada identidad propia y la gastronomía como estandarte, Gipuzkoa condensa en un pequeño territorio grandes atractivos.

Cinco destinos, una región

Es San Sebastian Region el territorio histórico más pequeño en extensión de la Comunidad Autónoma Vasca y de todo el Estado. Ubicada en el Golfo de Bizkaia, en pleno eje Atlántico, sus 2.000 kilómetros cuadrados están vertebrados por el curso de seis ríos (Bidasoa, Oiartzun, Urumea, Oria, Urola y Deba), que nacen en las cercanas montañas.

Donostia-San Sebastián es la capital y una de las citas ineludibles de toda visita a San Sebastian Region. Desde que la reina María Cristina se enamorase de la bahía de La Concha y trasladase aquí la Corte de verano, muchos han sucumbido a los encantos de esta ciudad hermosa, humana y equilibrada, que combina al borde del mar pequeños montes, suaves playas, señoriales edificios y largos paseos que cubrir a pie o en bicicleta. Su animada Parte Vieja, su incesante vida cultural y la huella que en ella han dejado creadores como Eduardo Chillida hacen de Donostia-San Sebastián un lugar al que regresar.

Sin embargo, sólo una cuarta parte de los guipuzcoanos vive en la capital. En este territorio pequeño pero intenso, que cada vez se considera más como una gran ciudad dispersa que como una pequeña provincia, cada comarca tiene su personalidad y hay motivos sobrados para acercarse a muchas de sus localidades. Los 86 kilómetros de costa guipuzcoana alternan los acantilados originados por la erosión, limpias playas y puertos pesqueros de gran tradición. Los museos de Zumaia, los asadores de Getaria, la gran playa de Zarautz o las calles medievales de Hondarribia son sólo algunos de los estimulantes atractivos del área que conocemos como Gipuzkoa Costa.

70.000 a 30.000 a.C.

Las primeras huellas humanas en San Sebastian Region se remontan al Paleolítico Medio. El hombre de Neanderthal ya vivió en las cuevas de Lezetxiki (Arrasate), Altxerri (Aia) y Ekain (Deba), donde dejó unas impresionantes pinturas.

4.000 a 1.000 a.C.

Durante el Neolítico y la Edad de Bronce, crece la población y no parece excesivo afirmar que se habla en euskara. Se conservan más de centenar y medio de monumentos funerarios de este tiempo (dólmenes, túmulos y cámaras megalíticas).

25 a.C. a 150 d.C.

San Sebastian Region, habitada por los várdulos, queda al margen de la romanización, si bien hay pruebas de presencia romana en Oiartzun (minas de Arditurri), Irun (ermita de Santa Elena) y Hondarribia (fondeadero de Asturiaga).

1025

El primer documento escrito que hace referencia a San Sebastian Region la sitúa como tierra pamplonesa, bajo el señorío de García Azenariz.

1200

Alfonso VIII de Castilla, con la ayuda de don Diego López de Haro, señor de Bizkaia, hace que el territorio guipuzcoano se adhiera definitivamente a la corona castellana. Es la época de la fundación de numerosas villas.

1397

En la iglesia de San Salvador de Getaria se crea la Hermandad de Gipuzkoa, alianza de villas y valles que sería el germen del actual territorio histórico de Gipuzkoa. Los miembros de aquella hermandad se reunían en las Juntas.

1491

Nace en Azpeitia, en la casa-torre de los Loiola, Iñigo, quien se convertiría en San Ignacio de Loiola, fundador de la Compañía de Jesús. En su honor se construiría a su muerte el santuario de Loiola.

1522

Llega a Sanlúcar de Barrameda, después de tres años de singladura, la nao Victoria, capitaneada por Juan Sebastián Elkano, marino nacido en Getaria. Se trata del primer barco que da la vuelta al mundo.

1550

La Diputación Foral de Gipuzkoa empieza a adquirir una forma estable, al comenzar las Juntas Generales reunidas en Tolosa a designar diputados de modo regular.

1765

El conde de Peñaflorida y sus ‘caballeritos de Azkoitia’ fundan la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, institución ilustrada que busca fomentar el progreso científico y cultural.

1813

Las tropas anglo-portuguesas que aparentemente acuden en socorro de Donostia-San Sebastián, entonces tomada por los franceses, saquean e incendian toda la ciudad, de la que sólo queda en pie una calle.

1839

La Primera Guerra Carlista finaliza con el abrazo de Bergara’, acuerdo entre los generales Espartero y Maroto que, pese a confirmar los fueros o leyes propias, marcaría el principio del fin del régimen foral con el que San Sebastian Region mantenía una autonomía económica y administrativa.

1844

Tolosa ostenta la capitalidad de Gipuzkoa. Sin embargo, la lucha entre tolosarras y donostiarras se decantará una década después, al pasar Donostia-San Sebastián a ser la capital definitiva del territorio. En 1845, la reina Isabel II la había elegido como destino veraniego.

1863

Las murallas de Donostia-San Sebastián son derribadas, lo que permite su expansión mediante el ensanche diseñado por Antonio Cortázar. La creación del Boulevard de separación entre la Parte Vieja y la nueva provoca una fuerte polémica ciudadana.

1887

Se inaugura el Gran Casino (actual edificio del Ayuntamiento donostiarra), punto de cita de la aristocracia europea durante la ‘Belle Epoque’. La reina regente María Cristina encarga la construcción del palacio de Miramar.

1936

Estalla la Guerra Civil, y un año después vencen en Gipuzkoa los partidarios de Franco. Eibar e Irun serán las zonas más castigadas por la contienda. El concierto económico, último resto del régimen foral, es abolido.

1953

Un grupo de comerciantes locales promueve la organización de la I Semana Internacional de Cine, germen del prestigioso Festival Internacional de Cine de Donostia-San Sebastián, certamen de categoría A.

1956

En Arrasate, José María Arizmendiarrieta bendice la primera piedra de la cooperativa Ulgor (actual Fagor). Será el arranque del amplio movimiento cooperativista de economía participativa.

1959

Comienzan las obras de construcción de la nueva basílica de Arantzazu, sobre un proyecto arquitectónico de Sáenz de Oiza y Laorga. Algunos de los más destacados artistas guipuzcoanos contemporáneos aportarán su creatividad.

1979

Tras la vuelta a la democracia y con Xabier Aizarna como primer presidente, se reinstauran las Juntas Generales de Gipuzkoa, como órgano normativo del territorio histórico y de control e impulso de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

 

Un destino para todo tipo de turistas

Del azul al intenso verde del interior. Los aficionados a la montaña o a un senderismo suave cuentan con un sinfín de recorridos entre caseríos, ermitas y medianas cumbres. Los parques naturales de Aizkorri y Aralar o el biotopo protegido de Leizaran son espacios recomendables dentro de la San Sebastian Region Verde, que ofrece el encanto de sus pequeños núcleos rurales, el interés histórico de villas como Tolosa, Oñati, Bergara, Segura u Ordizia, además de esa imprescindible Ruta de los Tres Templos que une los hitos de esta tierra ignaciana: la basílica de Loiola, la ermita de La Antigua y el santuario de Arantzazu.

Es San Sebastian Region un territorio con tradición turística pero no de un turismo masivo sino del que sabe compartir con los visitantes los mismos placeres que apasionan a los propios guipuzcoanos. Ante todo, la gastronomía, en todas sus manifestaciones. Una alta calidad de vida, que reflejan desde sus comercios hasta sus instalaciones termales. Una intensa vida cultural, plasmada en espectaculares festivales pero también en una cuarentena de interesantes centros museísticos. El respeto por las tradiciones vascas, así como el euskara, lengua que habla un alto porcentaje de la población. Y unas contagiosas ganas de vivir.

Población de San Sebastian Region

715.148 habitantes

Extensión de San Sebastian Region

1,980 kilómetros cuadrados

Sectores según empleo

4.4% trabaja en el sector primario

Sectores según empleo

55.7% en el secundario

Sectores según empleo

39.9% en el sector terciario

Viajeros que visitan San Sebastian Region

≈916,753 por año
Anterior
Siguiente

Tallas de madera, piezas de alfarería o reproducciones de elementos de la cultura tradicional hacen de la artesanía guipuzcoana una buena opción a la hora de realizar compras.

Una región llena de tradiciones

En la Parte Vieja donostiarra, pero también en muchas otras poblaciones, el visitante encontrará comercios que muestran y venden productos artesanales típicamente vascos que pueden dar un toque de autenticidad a sus 'souvenirs'. Recipientes de alfarería, como el 'pedarra' o cántaro vasco, cestos de castaño o mimbre, figuras de cerámica o tallas de madera ofrecen un sinfín de posibilidades. También son curiosas las indumentarias tradicionales del ámbito rural, desde la 'txapela' o boina hasta las 'abarkas' (calzado de cuero).

Típico de Eibar es el damasquinado, histórica modalidad de grabado en oro. Localidades como Tolosa, Azpeitia, Beasain o Bergara tienen especialidades más modestas pero sabrosas, en forma de dulces propios.

El contacto directo con los artesanos que mantienen vivo el trabajo a mano mediante técnicas tradicionales es posible en distintos mercados y ferias a lo largo del año. Destaca la Feria de Artesanía del País Vasco, que se celebra en Errenteria a finales de abril o comienzo de mayo.

Artesanos

Gabiltza

Asociación de artesanos de San Sebastian Region

 

Apdo. 984 20080 Donostia

Tel.: 656 73 24 74

infor@gabiltza.org www.gabiltza.org

Algunos interesantes objetos tradicionales elaborados por los artesanos de San Sebastian Region son:

Argizaiola
Llevar el fuego del hogar a los difuntos era el objetivo de estas típicas tablas de madera tallada, a veces con formas antropomórficas, con una larga vela enrollada.
Kaiku
Este bonito recipiente de madera, utilizado desde la antigüedad por los pastores vascos, es hoy elemento de decoración.
Kutxa
Tradicional arcón grande realizado en madera tallada. Ahora también se encuentran pequeñas kutxas a escala.
Yugo
Otro elemento de la cultura rural, la pieza de madera que unía a la pareja de bueyes, que ha evolucionado como objeto decorativo.
Makila
Bastón de mando con punta de acero elaborado en maderas nobles talladas.